Ferrater en Benidorm: la transición amable

B 005 benidorm_dos aciertos enormesLa arquitectura se encuentra a veces ante la necesidad de resolver situaciones límite, en términos estrictamente físicos. El contacto de una ciudad con la playa es una de las más difíciles, y casi siempre el resultado es discreto, si no torpe o mediocre.
Benidorm ha tenido el acierto de poner uno de sus paseos marítimos, el de la playa de Poniente, en manos del estudio de Carlos Ferrater, OAB. Con la frescura de un niño que tiene una caja de lápices de colores nuevos y el olvido voluntario de todo lo que uno puede tener en la cabeza cuando piensa en edificios frente a una playa, Ferrater tiene el coraje de proponer una geometría curva. Crea una topografía de superficies alabeadas que media entre la cota de la horizontal del paseo de tráfico rodado delimitado por las conocidas torres de apartamentos de la ciudad de vacaciones, y la otra cota móvil, inestable, de geometría indefinida y cambiante que determina el mar en su contacto con la costa.B 005 circulo 01

Cuando se trata de poner en contacto 2 cotas de un espacio público separadas 4 metros, parece que el repertorio de soluciones es escaso: taludes, rampas o escaleras (o, si me apuran, artificios mecánicos tipo ascensor).
Pues bien, la colección de escaleras y rampas que ponen en contacto la cota del asfalto y el paseo peatonal de arriba con la arena de abajo es un maravilloso catálogo de soluciones de ese toro tan difícil de lidiar que es la TRANSICIÓN entre ciudad y mar.

No se trata de fundir ambas cotas con un talud forzado y extraño. No. Se asume la condición doble del paseo: paseo alto que recoge tráficos de vehículos y peatones, segregándolos, y paseo bajo exclusivamente de peatones a los que se ofrece el contacto con la arena con la proximidad amable de unas láminas de madera convenientemente arropadas por las ondulaciones del propio paseo superior.

B 005 circulo 02

Y a cada paseo se le da una cualidad material distinta. El paseo alto es duro, se reviste de pavimento cerámico de colores salpicado de islas vegetales que no pueden evitar su condicion de parterrres al viejo estilo de parque urbano. El paseo bajo permite hacer la tarea de calzarse-descalzarse sobre una tarima de madera que por su cualidad táctil y desnudez material es más que adecuado para conducir a las personas hasta la arena de la playa.

B 005 circulo 03Aquí viene otro acierto enorme del proyecto: la contención en la paleta de materiales utilizados. Se puede decir que hay un sólo material estructural, el hormigón armado blanco, con la textura vista de las tablillas de encofrado de madera, y dos materiales con los que tejer las alfombras urbanas: la cerámica de colores y la madera.

Por lo demás, detalles exquisitos y deliberadamente discretos en la barandilla del paseo y escaleras, como para no hacer demasiado ruido en el contacto visual con el horizonte, y las mencionadas pinceladas vegetales que aligeran la dureza del paseo superior ofrecido a los peatones.
Nada más. ¡Y nada menos!

Anuncios

Acerca de fernando carrasco

Arquitecto. Fotógrafo de Arquitectura
Esta entrada fue publicada en a ras de suelo, critica arquitectura, disfrutar la arquitectura, monografía obra, no-objeto y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s